A casi dos semanas del inicio de la campaña de vacunación contra la influenza y por el posterior primer caso confirmado de COVID-19 en la región de Coquimbo ha desplegado un importante trabajo por parte de todos los funcionarios que se desempeñan en los Centros de Salud Familiar de esta comuna, el cual ha permitido lograr un gran cumplimiento en las inmunizaciones a grupos objetivos junto a la adaptación de la entrega de prestaciones regular a un modelo de contingencia ante la pandemia mundial.

Los trabajadores de la Atención Primaria de Coquimbo, compuesto desde médicos hasta auxiliares de servicio, día a día deben prestar un gran servicio dispuesto a cubrir las necesidades de comunidad en cada uno de los establecimientos de esta red asistencial. Sin duda, durante este mes de marzo ha sido uno de los más demandantes para sus labores debido al adelanto de la implementación esta campaña anual a favor de prevenir la influenza sumada a la eventualidad que ha provocado la  llegada del coronavirus a la región.

Ante esta realidad, los equipos se han multiplicado bajo una alta presión a fin de priorizar la inmunización a los grupos objetivos junto con ocuparse de educar a la población en las medidas preventivas necesarias para evitar un posible contagio de COVID-19. Además, desde el inicio de esta contingencia, se creó un comité de emergencias para dirigir de mejor forma el trabajo a realizar, mediante el cual se estableció un nuevo sistema de turnos, que tiene como objetivo sistematizar las labores y resguardar la exposición de los trabajadores de APS.

Con respecto a la labor que cumplen los profesionales de la salud, el Alcalde de Coquimbo Marcelo Pereira señaló “en conjunto con el Departamento de Salud nos hemos preocupado de establecer los protocolos de trabajo necesarios ante la contingencia que estamos viviendo a nivel país por el COVID-19, siendo nuestros funcionarios de atención primaria quienes enfrentan el mayor grado de exposición durante esta emergencia sanitaria. Agradezco inmensamente el compromiso y la responsabilidad con que las y los profesionales de la salud asumen la primera línea para entregar atención a nuestra comunidad, realizando un extenuante trabajo”

Por su parte, la Encargada Comunal del Plan Nacional de Inmunizaciones (PNI), Joselyn Galleguillos, explicó con respecto al proceso que se vive actualmente ante la contingencia por la expansión del Coronavirus “ha sido todo un desafío en la atención primaria de salud, en ningún año anterior habíamos tenido tanta gente que quisiera vacunarse. Sin duda el trabajo ha sido duro y esforzado, es así, que logramos vacunar en una semana lo que por lo general vacunábamos en un mes y medio. Esto evidencia que nuestras encargadas de PNI junto con los funcionarios han dado todo por entregar esta vacuna a los usuarios”.

Así mismo, la enfermera referente de epidemiología del DESAM, Beatriz Zuñiga añadió con respecto al día a día de la labor que cumplen los trabajadores de APS “es un proceso súper dinámico porque ha significado todos los días ir recibiendo nuevas indicaciones del Ministerio de Salud que nos hacen cambiar los planes, por eso hay que agradecer la disposición de los directivos, equipos gestores y funcionarios de cada uno de los CESFAM”.

Actualmente, el stock de vacunas para la influenza que proporciona el MINSAL se agotó en cada uno de los Centros de Salud Familiar, por lo cual, las inmunizaciones se encuentran suspendidas de manera momentánea. Se solicita la compresión de la comunidad ante esta situación, que es ajena a la voluntad del Municipio de Coquimbo junto a su Departamento de Salud Municipal. Ante este escenario, se solicita a los usuarios y las usuarias mantenerse en sus casas y tomar las precauciones necesarias para evitar cualquier tipo de exposición.