Con gran concurrencia de fieles se realizó la gran Fiesta de El Niño Dios de Sotaquí.

0
158

Bajo un imponente sol que recibió a miles de romeros y devotos de El Niño Dios de Sotaquí, este domingo 12 de enero tuvo lugar la Fiesta Grande 2020, programa enmarcado bajo el lema Todos oramos por Chile.

Y es que, tras el estallido social, se decidió elevar una oración por el país, tema central también de la Novena, que se desarrolló desde el 3 al 11 del presente mes.

La Eucaristía Solemne fue presidida por el Arzobispo de La Serena, don René Rebolledo Salinas, en compañía de sacerdotes y diáconos permanentes provenientes de toda la arquidiócesis. Más tarde, a las 17:00 horas, se dio comienzo a la tradicional procesión por las calles del pueblo.

Destacar que al inicio de la jornada, se bendijo la denominada Gruta de las Velas, que mantendrá una réplica de la imagen del El Niño Dios de Sotaquí durante todo el año, para quienes visiten el lugar.

El P. José Antonio López, Rector del Santuario, manifestó el sentido de la fiesta, centrándose en la oración por el país. “En esta ocasión hemos querido darle énfasis a la oración por Chile, para que las demandas exigidas por gran parte de la sociedad sean escuchadas y resueltas. El novenario también ha ido en ese sentido, en que todos elevamos una plegaria al Señor y su santa Madre. Que El Niño Dios de Sotaquí interceda por nosotros y la buena acogida de las exigencias”, puntualizó.

FIELES PEREGRINOS

Las altas temperaturas no fueron impedimento para que los devotos de la sagrada Imagen llegaran hasta el Santuario ubicado a 12 kilómetros al oriente de Ovalle. Una de ellas fue Azucena Reyes, proveniente de Antofagasta, quien expresó que “hace mucho años que participo de la festividad. Es una verdadera tradición heredada de mis abuelos y recibir la bendición de El Niño Dios siempre es una alegría. Además, creo que es bueno el tema central que se le ha dado, orando por Chile y cada uno de sus habitantes. Más que nunca debemos estar todos juntos para que las cosas resulten bien”. En tanto, María Pizarro, proveniente del sector San Julián, al interior de la capital del Limarí, valoró el esfuerzo de las autoridades por mantener la festividad como es tradicional. “Me alegro por el esfuerzo realizado para que la fiesta pueda desarrollarse con total normalidad. Venimos en familia a participar de la Misa y Procesión. Uno agradece y confía al Señor por sus seres queridos. Es importante para nosotros que el Èl y su Madre nos bendiga”, detalló.