( Diario La Region.cl ) Pese a su condición, mostraron rostros sonrientes, dignos, optimistas, pero a la vez de distintas maneras, reclamaron nuevos derechos para sentirse incorporados
a la sociedad.

Más de un centenar de discapacitados de la comuna de Coquimbo desfilaron por las calles céntricas, llamando la atención de la comunidad, que los recibió con aplausos.
En sillas de ruedas, apoyados en bastones, en brazos de sus madres, ayudados por amigos… cubrieron varias cuadras portando carteles.

Ayer fue el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, por ello es que en todas las ciudades se realizaron marchas pacíficas.

En Coquimbo fue encabezada por personas en sillas de ruedas, seguidas de otros con diferentes condiciones de discapacidad.

También les acompañaron organizaciones feministas, que realizaron una performance cultural en contra de la violencia de género y en contra de las agresiones y violaciones de los derechos humanos que han afectado a mujeres en las últimas semanas.
Marcos Cerda, de Punta Mira, manifestó que las necesidades de las personas con discapacidad como él, han sido «ignoradas por años por distintos gobiernos», lo que se ha traducido en bajas pensiones, las que catalogó como «miserables».

«Acá, como gente de Coquimbo, nos unimos a esta marcha que se realizó en todo Chile, porque nosotros tenemos grandes necesidades que nuestra sociedad y los gobiernos no han podido corregir, porque nos han ignorado e invisibilizados, y así, por ejemplo, necesitamos reales oportunidades para trabajar y para tener pensiones dignas, porque las que hay son miserables».

Y de corrido agrega: «Por eso mi opinión es que el Presidente Piñera debe renunciar, porque el actual gobierno se burla de nuestra discapacidad, tal y como lo han hecho los gobiernos anteriores también».

Explica que el monto promedio de las pensiones asistenciales no les permite cubrir siquiera las necesidades básicas de una persona con discapacidad. «Las pensiones para nuestro sector andan en promedio en 100 mil pesos, y con eso ninguna persona con discapacidad puede vivir, y si no es por la familia nosotros no podríamos sustentar nuestros gastos, partiendo por los remedios, por los pañales, y por la atención médica especializada, y si no es por nuestros familiares no podríamos llegar a fin de mes. Por todo esto nos estamos organizando en todo el país, para que se mejoren las pensiones, que por último deberían ser de un monto cercano al sueldo mínimo, de 300 mil pesos, para poder subsistir».

En el mismo tono, el joven de Sindempart, Miguel Rojas, explicó que otra de las necesidades que requieren las personas con discapacidad es acceder al transporte público, «nuestras exigencias son casi las mismas de todos los chilenos en este momento, que necesitan salud, educación y pensiones y sueldos dignos. Pero lo otro que nos tiene muy preocupados es que el transporte público no es inclusivo, y eso le vemos aquí en la región, cuando muchas veces solo dependemos de la buena voluntad del chofer del colectivo para llevarnos con nuestra silla, cuando, no sé, podría haber una ley que disponga de transporte público para personas con discapacidad».

Rojas, si bien reconoció la labor del municipio porteño al momento de otorgar beneficios a las personas que están en su misma condición, aunque llamó al gobierno a tener una real política de inclusión, «si bien a veces es un poco engorroso acceder a alguna ayuda municipal, ya sea para acceder a una silla o para obtener medicamentos que a veces son muy caros, igual esa ayuda se agradece, pero puedo decir que decir que debería ser el Estado el que se hiciera cargo de mejor manera de esa asistencia para todos quienes estamos en situación de discapacidad, partiendo como dije con mejorar las pensiones asistenciales y una mejor atención en el sistema público de salud».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí