Luego de que el Comité Operativo de Emergencia (COE) sesionara por casi dos horas en el Salón Padre Hurtado, éste decidió por voto unánime de sus integrantes no realizar la tradicional celebración de diciembre en honor a la Virgen del Rosario
Uno de los temas que tuvo en constante preocupación a la comuna de Andacollo los últimos días fue la realización de la Fiesta Religiosa en Honor a la Virgen del Rosario o más conocida como Fiesta Grande.
El Comité Operativo de Emergencia, COE, sesionó este martes 3 de diciembre (ya se habían reunido el 20 de noviembre) y debatieron nuevamente sobre este gran evento religioso que convoca a cientos de miles de peregrinos y visitantes. La seguridad de los fieles y de los andacollinos fue uno los principales temas que causó preocupación de las autoridades. Finalmente llegaron a la decisión de no efectuar de manera oficial esta tradicional celebración.
“La decisión que se ha tomado no ha sido fácil, pero de forma inánime tomamos la decisión no realizar este año la fiesta. Espero que todos los devotos y fieles de la Virgen de Andacollo entiendan la situación y la decisión”, indicó el Rector del Santuario de Andacollo, Padre Adam Bartyzol
La Fiesta de Andacollo que se efectúa tradicionalmente entre el 23 y 27 de diciembre, reúne entre 100 y 200 mil personas. Por eso era fundamental velar por la seguridad de los andacollinos, visitantes y del patrimonio histórico, como lo son, principalmente de los monumentos nacionales.
“De forma unánime todos los integrantes del COE y después de haber escuchado los argumentos de todos los involucrados, Gobernación, Carabineros, Bomberos, Cámara de Comercio, bailes religiosos, entre otros, primó la seguridad, tanto de las personas como del patrimonio local. Por eso todos los que componemos el COE por unanimidad decidimos suspender de forma oficial la fiesta”, señaló el Alcalde Juan Carlos Alfaro.
El movimiento social que se vive actualmente en Chile y las constantes manifestaciones y destrucciones que se han visto en las ciudades del país hacían muy difícil la decisión que concentrar a 100 mil personas en el centro de la comuna, ya que no había certeza que se contara con misma dotación policial de una fiesta normal, debido a la contingencia que vive el país.
“Fue una decisión de todos los que participamos en esta mesa de trabajo, una decisión responsable donde se tomó en consideración lo que se está viviendo a nivel país”, indicó el Teniente de Carabineros de Chile Gian Franco Dall´orso.
Si bien de forma oficial no hay fiesta religiosa, por lo tanto, todos los eventos masivos como procesiones se suspenden, si se realizará un programa de misas, pero la Basílica Menor se encontrará cerrada. La suspensión también significa que no habrá venta del comercio de la fiesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí