La Fiscalía Sur y funcionarios de la Brigada Antinarcóticos Metropolitana de la PDI allanaron 15 domicilios en la población Santa Adriana, en la comuna de Lo Espejo, y detuvieron a una banda de narcotraficantes llamada “Los Chaguas”.

En su poder encontraron droga, armas de fuego, 47 cartuchos de distinto calibre y productos presuntamente saqueados, como cajas de leche, cervezas y pañales. Además, se les incautaron cinco vehículos.

La jefa de robos de la Fiscalía Sur, Pamela Bustamante, explicó que se trata de una banda familiar dedicada “al narcotráfico y delitos violentos, que además tiene antecedentes por homicidio y por porte ilegal de arma de fuego”.

Todos los integrantes estaban siendo indagados desde principios de este año por el fiscal Antinarcóticos Sur, Yans Escobar.

Si bien inicialmente el clan no estaba siendo investigado por los saqueos ocurridos en el contexto del estallido social, la Fiscalía decidió indagarlos luego que el sacerdote jesuita Pablo Walker realizara una publicación en Twitter en referencia al tema.

“Responsablemente afirmo que importantes cantidades de mercadería saqueada pasaron a incrementar bodegas de los narcos para fortalecer su ‘beneficencia’ en las poblaciones y así seguir desplazando al Estado. Urge detener la criminalización del movimiento social”, expresó el religioso.

Este viernes, los integrantes de la banda serán formalizados ante el 10° Juzgado de Garantía de Santiago por el delito de asociación ilícita para el narcotráfico.

Según los antecedentes del caso, el líder de la agrupación está cumpliendo la cautelar de prisión preventiva desde agosto pasado por el delito de homicidio.

Cambio en el rol del narco

La fiscal Bustamante afirmó a La Tercera, que gracias a las pericias policiales, especialmente las cámaras de seguridad, fue posible detectar que las patentes de los vehículos que participaron en saqueos pertenecían -o estaban ligadas- a personas con vínculos en bandas de narcotraficantes. De ese modo, además, se logró dar con sus respectivas direcciones.

“Con esa información pedimos órdenes de entrada y registro e incautación para encontrar especies provenientes de robos de sectores cercanos que hayan sido afectados e incluso quemados con posterioridad”, explicó.

La fiscal dijo que desde que empezó el estallido social “los perfiles de esos imputados correspondían más a personas sin antecedentes que utilizaban sus vehículos particulares, pero no teníamos un hilo como de asociación. Con el transcurso de las semanas, empezamos a detectar que con este mismo patrón de investigación, los vehículos se estaban asociando a imputados que tenían condenas por tráfico de drogas y, por lo tanto, ya nos cambia el perfil del imputado a uno de narcotraficante”.

En esta misma línea, la persecutora manifestó que se ha incautado mercadería saqueada y, en algunos casos, droga de pequeños traficantes dedicados a venta territorial de sustancia ilícitas.

Y destacó que en “las últimas semanas eso ha ido profesionalizándose más, porque los narcos -por la información que nos ha llegado por parte de las policías- ya se metieron directamente en el tema del saqueo”.

La persecutora concluyó que se está investigando por qué narcotraficantes realizan saqueos y entregó dos hipótesis. La primera es que “buscan lucrar para la venta” y la segunda es que lo hacen “para la entrega en las poblaciones, como una especie de caridad y de lealtad a sus clanes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí