De esta forma, Cristián Menchaca reaccionó ante la muerte de animales provenientes de la comuna de Illapel, situación que podría complicarse ante el anuncio de la llegada de más ganado a la zona sureña del país. 

El edil reconoció la situación que están viviendo un grupo de crianceros de la comuna de Illapel, quienes días atrás junto a su ganado han llegado al sector de Los Copihues, al interior de la comuna de Longaví en la provincia de Linares.

Advirtió que por tratarse de un problema social, son personas que necesitan apoyo y acompañamiento. “Por eso estamos haciendo todas las gestiones para poder enfrentar como corresponde este tema y ver qué se puede hacer”, dijo al diario electrónico El Centro.cl.

“Además, le hemos pedido al Gobierno que intervenga y también al Ministerio de Agricultura. Nosotros conocemos el negocio del ganado y es necesario apoyar a estas familias”, comentó.

El jefe comunal indicó que el asunto se puede complicar, “porque se anuncia la llegada de más animales, por lo cual, se requiere de un esfuerzo mancomunado para que la inserción se realice correctamente”.

El alcalde de Longaví Cristian Menchaca, dijo por último que en las próximas horas, la gobernadora de Linares, Claudia Jorquera, y personal técnico del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), entregará un pronunciamiento del Gobierno sobre este tema, dado que la decena de vacunos muertos, según constataron autoridades comunales, podría generar una situación sanitaria preocupante en el sector.

En tanto una delegación encabezada por el Presidente del Comité de Sequía de Illapel, Domingo Barraza, ha decidido  viajar esta noche al lugar para conocer la real situación que están viviendo crianceros y animales en el predio donde se suponía, contaban con el forraje adecuado y sitio para hospedaje.

Muerte menor

Para el Municipio de Illapel, quien ha sido coordinador del traslado de animales al Sur del país con el objetivo de minimizar la gran mortandad de ganado que ha sufrido la provincia del Choapa como consecuencia de la sequía, señaló a través de su página web que solo 7 de un total de 1.350 animales derivados a localidades sureñas, han muerto producto del traslado de ganado.

Se trata de un 0.5% -dice- “de decesos generados durante el traslado del ganado en camiones, lo que descarta de plano el calificativo de “mortandad” que ha sido usado por algunos medios de comunicación para graficar la situación, causando preocupación en redes sociales”.

“El traslado de animales al sur es una buena medida porque acá los campos están muy malos y en vez de ver morir los animales aquí es mejor tomar el riesgo para salvarlos“, explicó el presidente del Comité de Sequía, Domingo Barraza. El dirigente campesino opinó que las personas que han criticado por redes sociales por las condiciones en que estarían las personas que viajaron junto a los animales “no saben que para los crianceros y trashumantes es una costumbre vivir en condiciones adversas (…) en los pastoreos en la cordillera no hay casas con todas las comodidades”.

Por su parte, el alcalde de Illapel, Denis Cortés Vargas, quien estuvo presente en la reunión del Comité de Sequía, se comunicó con su par de Longaví, Cristian Menchaca Pinochet, para informarle de las acciones que el municipio illapelino está adoptando con el fin de garantizar el buen estado de los animales trasladados al sur, además de las condiciones para las personas que viajaron a cuidarlos, entre las que está considerado un viaje a la región del Maule de una comisión de crianceros de Illapel.             

Finalmente, hoy partirá una nueva caravana de camiones con destino a Longaví con 322 vacunos y 7 equinos provenientes de las localidades de Santa Virginia y La Capilla.