El intendente de Valparaíso, Jorge Martínez, confirmó la tarde de este viernes que apareció la tercera persona por la que se presentó una denuncia por presunta desgracia tras el derrumbe ocurrido este martes en el cerro Bellavista.

“Carabineros de Chile nos ha informado respecto de la tercera presunta víctima que ha aparecido”, expresó la máxima autoridad regional.

En esa misma línea, Martínez añadió que “de las tres presuntas desgracias que había, se confirma que no hay ninguna”.

De esa manera, la máxima autoridad regional descartó la existencia de un séptimo fallecido por el trágico hecho, dando por finalizada la etapa de emergencia.

Tras el último Comité Operativo de Emergencia, la Intendencia de Valparaíso procedió a entregar el terreno al municipio porteño para que sigan las labores de remoción de escombros y recuperación de dicho punto.

Por su parte, el alcalde porteño, Jorge Sharp, manifestó que “la situación de emergencia no concluye aún, sólo hemos pasado a una fase distinta”.

A su vez, el líder comunal expresó que si bien se descartó la existencia de otros fallecidos luego de la tragedia, como municipio -en el contexto de retiro de escombros- deben “estar preparados para cualquier cosa. Bomberos nos ha comentado que va a estar siempre preparado y dispuesto ante cualquier requerimiento que hagamos como municipalidad”.

“Hemos obtenido el compromiso del ministro Cristián Monckeberg, quien comprometió mil millones de pesos para realizar las seis demoliciones que tenemos pendientes y que tienen carácter de urgente, pero naturalmente la tarea no queda en ello”, enfatizó Sharp, agregando que se debe pensar en recuperar los inmuebles que por años han estado abandonados.

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) entregó algunas observaciones sobre las posibles causas del derrumbe, indicando que el terreno fue afectado por una infiltración de agua, lo que podría ser el origen de la tragedia.

En su evaluación de la situación, el organismo señaló que el colapso de las viviendas y el muro de contención habría ocurrido por condiciones de inestabilidad estructural de las construcciones.

“En la ladera expuesta luego del derrumbe se reconoce un macizo rocoso competente con algunas discontinuidades, sobre el cual se distingue material no consolidado, aparentemente de relleno, el cual se observa saturado. Esto indicaría que existe infiltración de agua cuya fuente puede ser natural, por alcantarillado o red de agua potable”, comentó el director nacional de Sernageomin, Alfonso Domeyko.

El organismo detalló también que el sector poniente de la zona derrumbada posee un suelo de tipo relleno, lo cual representa un riesgo en las operaciones de los equipos de emergencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí