Purchase agreement for hours with model home

Ante una economía que cada vez muestra más signos de enfriamiento, esta semana el ente rector sorprendió al ubicar su tasa en un 2,5%, casi la mitad de lo que sumaba en 2018, por lo que se espera una ola de ofertas por parte de la banca, especialmente en el cotizado sector inmobiliario.

Pese a que las expectativas sobre el crecimiento de la economía chilena cada vez eran menos auspiciosas, el Banco Central causó sorpresa en todos los sectores con un inesperado golpe de timón. Así, y con una decisión unánime, el ente rector señaló en su Informe de Política Monetaria de junio un recorte en 50 puntos base para la tasa de interés, situándola en 2,5%.
Esta apuesta por dinamizar al mercado representa una tasa que es casi la mitad del 4,29% del mismo periodo de 2018.
Es por ello que Roberto Saavedra, economista y académico de la Escuela de Negocios de la Universidad Mayor, entrega cuatro consejos para aprovechar este recorte, principalmente en el aspecto inmobiliario.
¿Qué zonas concentrarán nuevas inversiones inmobiliarias? ¿Es momento de comprar o refinanciar? Todas estas dudas son despejadas aquí por el especialista.

  1. La paciencia hace al maestro
    “Esta medida va a empezar a notarse entre 5 a 9 meses, en donde la economía se va a ir ajustando a la nueva tasa. Los bancos comenzarán de a poco a ofrecer créditos más competitivos en torno al 2,5%, dirigidos principalmente a un segmento que ya contaba con ahorros, pero que estaba esperando una coyuntura como esta para dar el paso. Si no has tomando un crédito, es un momento muy ventajoso”, señala Saavedra.
  2. Atención millennials
    El economista también hace énfasis en que muchos de estos créditos están dirigidos a nuevos y potenciales clientes: “Frente a esta coyuntura surgen ofertas enfocadas a gente joven que recién se está empleando. Tiene plazos de hasta 40 años y tasas muy competitivas, cosa que ayuda a dinamizar un segmento antes no abordado y con altas oportunidades”.
  3. ¿Buen momento para refinanciar?
    Ante créditos inmejorables, la gran interrogante es: ¿comprar una nueva propiedad o mejorar las condiciones en que pagamos nuestra actual deuda? El experto de la Universidad Mayor responde: “Si estás en la primera fase del pago, conviene, porque nos encontramos pagando intereses sobre ese crédito, y la baja se verá reflejada inmediatamente en un menor pago de intereses”. Por el contrario, Saavedra advierte: ”Si te encuentras posterior al 40%, lo normal es que ya se haya pagado gran parte de los intereses del crédito. En ese caso, no conviene porque estaríamos sólo disminuyendo capital”.
  4. Nuevas zonas: seguridad y calidad de vida
    Finalmente, Saavedra aconseja no sólo estar atentos a sectores céntricos que han acumulado plusvalía por años, sino que también estudiar otras posibilidades: “Los puntos de inversión inmobiliaria probablemente no estén en las zonas céntricas, porque ya tuvieron su mayor alza. En donde habría mayores alternativas sería en espacios que comiencen a tomar auge, como comunas en que se proyecta más cobertura en cuanto a transporte o lugares como, por ejemplo, Melipilla, en la Región Metropolitana, donde ha sido anunciada una nueva vía de trenes conectados con Santiago. Son lugares que también poseen mejores índices de calidad de vida y seguridad, que hoy un factor muy importante”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí